A veces las cosas no salen como nos gustaría, puede ser una relación, un proyecto… algo en lo que hemos invertido tiempo y esfuerzo, y nos gustaría remontar pero no sabemos cómo.

A continuación te facilito algunas pautas:

Controla las expectativas

El primer paso para protegerte de la desagradable sensación de sentirte decepcionado es no generar demasiadas expectativas respecto a algo o alguien. Intenta ver a las cosas y a las personas como son y no como quieres que sean.

Expresa y regula las emociones

Cuando un proyecto no sale tal y como esperábamos aparecen emociones relacionadas con la tristeza, miedo, rabia o frustración.

Es importante aprender a identificar, vivenciar, regular de manera saludable para que no vayan a más y se vuelvan en nuestra contra.

Debes darte un espacio para liberar la rabia que se haya podido producir ante la situación inesperada.

Actitud

Cada uno debe ser como es, nunca como “marca” una corriente social, económica o personal.

La actitud de cada persona es de vital importancia a la hora de levantar el ánimo tras un proyecto fallido.

Cree en ti

Creer en nosotros mismos es algo que elegimos, es una posición que decidimos tener ante la vida y puede ir creciendo con el tiempo en la medida que desarrollemos los pilares en nuestro interior que sostengan ese sentimiento.

Por ejemplo: centra tu energía en lo que SI vale la pena.

Comienza a enfocarte en lo que SI puedes hacer, en las cosas buenas que tienes (en todas las áreas de tu vida), en tus fortalezas, tus capacidades…

Deja de lado los pensamientos negativos tipo: “No puedo”, “Es imposible…” ya que lo que consiguen es PARALIZARTE.

No te das cuenta, pero al pensar y sostener éstos pensamientos negativos lo que hacen es disminuir más tu autoestima que es como el motor que te impulsa hacia donde tú quieres.

Es importante también que te olvides de entregar tu poder personal a otros; no pienses más en lo que otros pueden pensar o no y concéntrate en TI.

Necesitas reforzar tus decisiones y acciones con lo que TU quieres hacer, con tus objetivos, sueños…

Y recuerda unas bonitas palabras de Victor Hugo:

“Incluso la noche más oscura terminará con la salida del sol”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest