Se están disparando los casos de niños y niñas que sufren estrés infantil, y éste va creciendo en la adolescencia.

Nos encontramos con niños más irritados, con cambios constantes en su estado de ánimo, que acuden a clases extraescolares, que verbalizan que van acelerados aprendiendo, con presión social y académica …; que impone sobre los más pequeños un nivel de estrés que puede afectar de forma severa a su salud física y mental.

Se trata de un estado cada vez más común en éstos, sea por presiones sociales, problemas escolares o familiares.

Los padres debemos ayudar a los niños a canalizar sus emociones y sentimientos de forma relajada.

 

Qué es el estrés

El estrés es la respuesta del organismo ante situaciones que se perciben como amenazantes o de demandas que no pueden satisfacerse.

 

¿Cuáles son los principales síntomas del estrés infantil?

Un niño con estrés tiende a tener una actitud ansiosa y depresiva, problemas de sueño y de alimentación, conducta impulsiva y bajo rendimiento académico.

La infancia y la adolescencia son periodos que se caracterizan por cambios a los que los niños y adolescentes deben hacer frente.

Ante una situación de estrés mantenido o intenso, se produce una fase de agotamiento y el organismo puede enfermar; por ejemplo puede afectar de forma severa a su salud bucodental, a cefaleas tensionales, dolores estomacales…

 

Cómo afrontarlo

Debemos empezar a prevenirlo o tratarlo en casa, manteniendo un entorno familiar equilibrado, sin muchas exigencias ni mucha permisividad, sin demasiado control ni mucha indiferencia por parte de los padres.

Practicar ejercicio físico: hacer gimnasia, practicar algún deporte, ir en bicicleta, jugar …

Practicar Yoga: puede ayudarles a controlar los sentimientos como la rabia, la ira, el aburrimiento, la frustración… a la vez que despeja la mente y ayuda a tomar mejores decisiones.

Música y Baile: escuchar música ayuda al equilibrio emocional y a generar más pensamientos positivos al niño, también ayuda a acelerar el proceso de aprendizaje y concentración.
Bailar potencia la expresividad, mejora la autoestima a la vez que favorece el ejercicio cardiovascular.

Mindfulness: es básico saber respirar conscientemente.
Esta técnica milenaria puede evitar y tratar el estrés con solo 10 minutos diarios de práctica.

 

Si crees que tu hijo sufre estrés y no sabes cómo ayudarle, te recomiendo que visites cuanto antes a un profesional de la Psicología, no pienses que es “cosa de niños” o que “ya madurará” …
ACTUA antes de que sea demasiado tarde.

 

Pídeme información si quieres conocer nuevas técnicas para combatirlo adaptadas según las necesidades.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest