A veces nos perdemos.
Perdemos la conexión con nuestros deseos más profundos, los evitamos o los bloqueamos para no enfrentarnos a sentimientos que nos asustan.
A veces, la vida “nos obliga” a reconstruir y empezar de cero.
Puede ocurrirnos en cualquier ámbito, desde las relaciones de pareja hasta el trabajo.

Aceptar y expresar conlleva un proceso de crecimiento, así que toca revisar, reconectar y rediseñar nuestra vida.

Desbloquearnos para ser otra versión de nosotros mismos.

 

Algunos tips a tener en cuenta

 

Acéptate tal y como eres: lo que te gusta, lo que no te gusta, tus capacidades, límites…

 

Admite los errores: cuando emprendemos un camino nuevo, un cambio de vida… lo normal es que cometamos fallos.
Si reconocemos los errores podemos rectificar y con perseverancia lograremos el éxito.

 

Pide ayuda: a veces necesitamos la ayuda de otras personas incluyendo la de un profesional.
No te creas autosuficiente y acepta ésta ayuda como una manera de poder crecer.
Aceptar que tenemos límites es un paso importante para encontrarnos con nosotros mismos.

 

Tómate un tiempo para respirar: te permitirá concentrarte en tus objetivos, metas y sueños; pensarás de manera más racional y no tendrás tanta ansiedad al enfrentar tus problemas.

 

Sé realista: los objetivos y las metas que te propongas tienen que ser realistas, de lo contrario puedes encontrarte con falsas expectativas que pueden llevarte a la frustración y pueden quitarte las ganas de esforzarte.

 

Alimenta tu alma: haz lo que te haga feliz, no te guíes por lo que opine el resto, concéntrate en lo que a TI te hacer sentir bien.

 

Céntrate en el momento presente: para conseguir un cambio en tu vida tienes que trabajar diariamente y mantener los pies en el suelo.

 

Observa a tu alrededor: procura tener un entorno positivo y con las mismas ganas de superación que tú.
Rodéate de aquellas personas que te hagan sentir bien.

 

Escribe: acostumbro a recomendar que escribáis diarios porque ayudan a llevar un recuento de las mejoras en el proceso de cambio.

Anota tus pensamientos, te ayudará a conocerte mejor y si plasmas en papel tus objetivos te ayudará a llevar un control de tus metas y ver tu progreso.

 

Deja ir: para cambiar debes aprender a tomar decisiones y aceptar la idea que es mejor desprenderte de ciertos elementos de tu día a día.

 

Si lo expuesto hasta aquí te parece complicado, espero que te anime esta frase de Vincent Van Gogh:

 

¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest