Hace menos de una semana hemos iniciado una nueva estación: el otoño, estación intermedia en la cual pasamos de la calor del verano al frío del invierno.

Este cambio de temperatura nos conduce a prestar más atención a aquellos alimentos que nos ayudan a mantener nuestras defensas en un estado óptimo para no coger gripes ni resfriados.

Es importante comer los vegetales que nos ofrece esta estación para que exista un equilibrio emocional y físico, de esta manera ayudamos al cuerpo y a nuestras defensas a armonizarse con los ciclos naturales, y a comer los nutrientes necesarios para hacer frente a los cambios que nos presenta esta estación.

Voy a centrarme en este post en la serie de cambios que suceden en el estado anímico y emocional de muchos de nosotros debido a que nuestros biorritmos se alteran y en muchas ocasiones aparecen cambios de humor junto con cierta tristeza y apatía sin una explicación que lo justifique.

 

¿Te identificas con algunas de las siguientes manifestaciones?

  • Tristeza.
  • Apatía.
  • Cambio de humor.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Falta de ilusión.
  • Dificultades de concentración.
  • Irritabilidad.
  • Cansancio físico…

Son muchas las personas que sufren estos síntomas que suelen durar desde unos días hasta semanas, y a veces provoca ciertos inconvenientes que se pueden evitar fácilmente ya que a muchos de vosotros estos síntomas os pueden resultar un tanto fastidiosos incluso desesperantes.

 

¿Cómo pueden ayudarte las Flores de Bach?

Algunos de vosotros podéis estar familiarizados con el famoso “rescate” para este tipo de situaciones, pero hay esencias que son más específicas y más acordes según la personalidad y el momento presente en el que se encuentre cada paciente en particular.

De esta manera, la mejoría es más efectiva combinándose las flores adecuadas en una mezcla que levante el ánimo y que ayude a que este proceso de adaptación al otoño se acelere de manera natural.

Dependiendo de los síntomas que me detallan en la consulta, elaboro una combinación de esencias que van destinadas a uno o a varios de los síntomas antes detallados, ya que no todos somos iguales, y la manera de reaccionar ante estímulos similares tampoco lo es.

Os enumero alguna de las flores que acostumbro a utilizar en estos casos:

Olivo (Olive): ayuda en el cansancio físico y emocional, va muy bien para recobrar fuerzas a todos los niveles.

Rosa Silvestre (Wild Rose): ayuda a superar la apatía, resignación y recupera la alegría de vivir.

Cerasifera (Cherry Plum): nos ayuda a evitar los cambios repentinos de humor, favoreciendo mayor control sobre las emociones.

Impaciencia (Impatients): es perfecta para controlar los nervios que vienen y van.

Castaño Blanco (White Chestnut): calma la mente y ayuda a dormir mejor.

Como véis, aquí os he expuesto algunas que utilizo con más frecuencia en los cambios de estación, pero la elección de una o otra dependerá  como bien he comentado antes, de los síntomas que presenta la persona; ya que no es lo mismo no querer hacer nada para cambiar una situación, a luchar por salir de un estado de tristeza que nos invade.

Siempre habrá una mezcla idónea para cada situación que se presente y en el caso de los cambios de estaciones conseguiremos efectos rápidos con unos resultados fabulosos.

Si quieres, puedes solicitar la mezcla que mejor se adapte a tus necesidades a través del formulario de contacto y disfrutar plenamente de esta bonita estación recién estrenada.

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest