¿Te esfuerzas en gustar a los demás?
¿Dejas de hacer o decir algo por miedo a qué dirán?

Partimos de que a todos nos gusta sentirnos queridos y desde bien pequeños (gracias a la aprobación de nuestros padres, profesores, amigos…) forjamos nuestra autoestima.

El problema aparece cuando esta búsqueda de aprobación determina nuestro comportamiento y estado de ánimo produciendo cambios en la forma de pensar y actuar.

Señales de alarma

A continuación te enumero algunas actitudes que demuestran que dependes en exceso de la aprobación de los demás:

  • Cuando opinas diferente y no muestras desacuerdo.
    Todos callamos alguna vez nuestras ideas pero es preocupante si se hace siempre o se cambia de opinión para ser aceptado.
  • Cuando no sabes decir NO.
    Si antepones el hacer siempre favores a los demás a tus necesidades es que no te das el valor que necesitas.
  • Cuando te preocupa en exceso tu aspecto.
    Es bueno cuidarse, pero si una mancha o un grano te hace que te hundas ante los demás o no salgas de casa, tienes un problema.

 

Déjame decirte que No puedes gustar a todo el mundo.

Si pensamos en las personas que son seguras de sí mismas y que tienen éxito, observaremos que les importa poco o nada lo que piense la gente sobre ellos, saben que nunca tendrán la aprobación de todo el mundo.

Ten claro que es un desgaste de energía enorme intentar gustar a todo el mundo ya que es imposible y tampoco es necesario para quererte y sentirte bien.

 

Coge tus riendas

Es básico que trabajes tu autoestima y asertividad.

Detrás de una búsqueda de aprobación hay una falta de autoestima.

Confía en ti, en tu ideas, toma tus propias decisiones según tu criterio y aceptas los errores (te ayudan a aprender).

Quiérete más y asume que eres la única persona responsable de tu vida para decidir cómo vivirla.

 

Si necesitas ayuda profesional quedo a tu disposición para ayudarte tanto presencialmente como a través de terapia online para tratamientos a distancia.

 

Espero que te inspire esta frase de Woody Allen:

 

“No conozco la clave del éxito, pero la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest