No hace demasiado tiempo, una de las preocupaciones de los abuelos por sus nietos se limitaba a que los niños pasaban muchas horas frente a la televisión; y ahora la televisión se ha visto sustituida por las nuevas tecnologías (tablets, móviles, internet…).

Así que, el acceso de nuestros niños a las nuevas tecnologías parece no tener frenos.

Lo ideal es que los padres juguemos, hablemos, pasemos tiempo con nuestros hijos, y antes de los 12 años no se debería usar ningún aparato sin control.

 

Hay estudios al respecto que lo tienen claro y nos indican que:

  • Los bebés de 0 a 2 años no deben tener contacto alguno con la tecnología.
  • En los niños de 3 a 5 años debe ser restringido a una hora al día.
  • En los niños de de 6 a 18 años la restricción debería ser a 2 horas diarias.

 

¿Por qué es necesario limitar el acceso?

  • Desarrollo cerebral: un desarrollo cerebral causado por la exposición excesiva a las tecnologías, puede acelerar el crecimiento del cerebro de los bebés (0 y 2 años de edad) y asociarse con déficit de atención, aumento de la impulsividad, falta de autocontrol (rabietas…).
  • Obesidad infantil: el sedentarismo asociado a este uso de tecnologías es un problema en aumento entre los niños, ya que no hay movimiento. Un niño necesita correr, moverse…
  • Alteraciones del sueño: hay muchos niños que se van a dormir jugando en su habitación y incluso se despiertan a media noche a terminar la partida que se dejaron a medias antes de quedarse dormidos.
    La falta de sueño afecta negativamente a su rendimiento académico.
  • Conductas agresivas: estar expuestos a contenidos violentos y agresivos puede alterar su conducta.

Lo que estoy observando a diario en consulta y fuera de ella, es una gran cantidad de niños que no saben interactuar o tener contacto físico con otras personas, y aunque debemos entender que las nuevas tecnologías son parte de su vida, no se debe sustituir la lectura de un libro o tiempo de juego con hermanos, primos, amigos, padres… por hacer un uso excesivo y antes de tiempo con las nuevas tecnologías.

 

Pautas para un buen uso de las nuevas tecnologías

  • Establecer horarios de conexión (si son menores de 16 años debe ser supervisada por un adulto).
  • Conocer sus contraseñas (si es menor de 16 años).
  • Instalar herramientas de protección (control parental).
  • Informar sobre las ventajas y desventajas de navegar por la red.
  • Ubicar el ordenador en un espacio común, por ejemplo: en un rincón del comedor.

 

La labor de los adultos es la de transmitir los valores necesarios y aplicar las medidas pertinentes para que nuestros niños y jóvenes adquieran el juicio suficiente que les permita hacer un buen uso de las nuevas tecnologías.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest